31/5/16

NOVEDAD:

Nuestro nuevo barco HORIZON ha sido diseñado exclusivamente, el modelo es ideal para las parejas. De todos los barcos de este tamaño es el único que tiene un puente superior tan grande, ofrece un amplio espacio para las cenas al aire libre con una barbacoa/plancha y un fregadero. Tiene también una zona amplia para tomar el sol. Tiene una cabina principal muy grande y una segunda más pequeña para dos niños o para almacenar las maletas.

-La cabina principal tiene una cama grande convertible en dos simples.
-Tiene un cuarto de baño privado con la ducha aparte y aseos eléctricos.
-La cubierta tiene una zona con colchones para tomar el sol, una mesa, un fregadero, luces, barbaco/plncha y una ducha de puente.
-El barco se puede mover lateralmente para unos amarres más sencillos.
-Bimini (toldos).
-Indicador del ángulo del timón & GPS sensor de velocidad para un manejo ideal del barco.
-DVD con pantalla plana.



15/5/14

Reservas On-Line


7/4/14

El Turismo Fluvial per Dentro: Equipamiento Doméstico (3)

1. ¿QUÉ ENCONTRARÁ A BORDO?
Inventario
 Todas las embarcaciones poseen, como mínimo, el equipo siguiente:
• Equipo de navegación: ancla, amarras, aros salvavidas, chalecos salvavidas (para chalecos suplementarios en tallas infantiles, pídalos en la base de salida)
• Equipo de mantenimiento: cubo, recogedor, escoba.
• Batería de cocina: a bordo encontrará toda la vajilla y los utensilios de cocina que habrá de necesitar.
• Ropa blanca: se le proporcionarán sábanas, fundas de almohada, edredones con sus fundas y toallas.

¿Dónde colocar las cosas?
-Armarios
La cantidad de cofres o armarios disponibles depende del modelo de embarcación, pero, en general, su capacidad es limitada. Procure transportar la ropa en maletas flexibles que son más fáciles de guardar que las rígidas.
-Caja fuerte
Algunos de nuestros barcos tienen caja fuerte. Úsela cuando deja el barco, no deje nunca objetos de valor visibles desde fuera.

Equipamiento doméstico del barco
-Agua
Agua doméstica. El barco dispone de un depósito entre 500 y 1 000 litros de agua. Una bomba eléctrica la distribuye por los diferentes grifos.
¡Cuidado!, si por un casual se vacía totalmente el depósito, la bomba no se para. La turbina, al dar vueltas en seco, acabará por estropearse rápidamente.
No se olvide, pues, de apagarla en su caso. Y hágalo también de noche o si deja el barco por algún tiempo.
Tiene bastante agua para dos o tres días de consumo. Procure llenar el depósito cada vez que estacione cerca de una toma de agua. En algunos puertos y paradas náuticas le pedirán un pago por llenar el depósito.
A bordo hay una llave para abrir ese tapón y una manguera de unos 20 metros.
·Agua caliente. Se produce mediante el sistema de refrigeración del motor o por captación en el muelle. Para calentar el agua con el motor, éste deberá funcionar durante más o menos una hora.
·La ducha. Cuando se usa la ducha, el agua se acumula en el plato. Para vaciarlo, debe pulsar el botón situado en el tabique. No olvide retirar los cabellos y demás restos que podrían atascar el filtro de la bomba.
W.C. Nuestros barcos están equipados de tres tipos de W.C. marino que funcionan así:
• W.C. de chapaleta. Pise el pedal y, a la vez, accione la bomba para limpiar la taza.
• W.C. de válvula. Mueva en el sentido indicado la pequeña palanca situada encima de la bomba y accione ésta para descargar agua limpia. Mueva la palanca en sentido inverso y vuelva a bombear para evacuar.
• W.C. de triturador eléctrico. Pulse varias veces el botón.
Todos los W.C. marinos se atascan fácilmente. Para evitar inconvenientes, ruegue Ud. a los componentes de la tripulación que respeten las consignas siguientes:
– no tirar restos en los W.C. (prohibición total de pañuelos de papel, colillas, tampones y paños higiénicos…);
– usar el mínimo de papel higiénico;
– enjuagar abundantemente.
Si el W.C. se atasca, llene la taza con la ducha o con un cubo y bombee enérgicamente. Si no logra desatascarlo, no insista y llame a nuestro servicio de asistencia.
Aguas sucias. En Alemania, Escocia e Inglaterra, nuestros barcos están equipados de depósitos para recuperar las aguas de cocina, ducha y W.C.
Una luz piloto se enciende cuando el depósito está casi lleno. Si se enciende esa luz, deje de usar el W.C. y la ducha y diríjase inmediatamente a la estación de bombeo más cercana para allí efectuar la extracción.
Bomba de achique. A todo barco le entra siempre un poco de agua, aunque sólo sea por el árbol de la hélice. Hay una bomba con flotador en la bodega que se pone en marcha automáticamente en cuanto el nivel del agua sube demasiado.

Electricidad
Alimentación eléctrica: 12 V. La electricidad de a bordo la proporcionan dos baterías de 12 V cargadas por el motor o en las conexiones del muelle.
Una sólo sirve para arrancar, la otra para usos domésticos. Para disponer de baterías bien cargadas es necesario que el motor funcione entre tres o cuatro horas diarias (un poco más en los barcos con nevera eléctrica o un sistema de enfriamiento del aire).
Todos los barcos poseen una conexión de 12 V tipo encendedor de cigarrillos.
Puede Ud. enchufar un cargador de móvil u otro aparato de poca potencia y conexión adecuada. (Un poco más en los barcos con nevera eléctrica o aire acondicionado.)
No olvide que la capacidad de las baterías es limitada. Ahorre electricidad no dejando las luces encendidas sin necesidad.
Alimentación eléctrica: 220 V. Transformador: en algunos barcos hay uno de 12 V/220 V para poder enchufar una afeitadora. No la use más de diez minutos seguidos y no intente conectarle ningún otro aparato (ni secador,ni plancha, en particular).
Conexión en el muelle: los barcos más recientes están equipados con un enchufe de muelle que permite, mediante un cargador, cargar las baterías y hacer funcionar los electrodomésticos. Los terminales eléctricos están indicados en la guía fluvial. Le aconsejamos que los utilice pues así se optimiza el rendimiento del sistema eléctrico del barco.

Neveras de gas.
 Si la llama es azul es que está bien encendida y la nevera funcionará bien. Si se apaga la llama, proceda de esta manera:
1. Compruebe que la bombona de gas está llena y abierta.
2. Ponga el termostato en posición “máximo”.
3. Pulse el botón de seguridad y manténgalo apretado mientras pulsa varias veces el encendedor.
4. Una vez encendida, mantenga el botón de seguridad apretado durante unos veinte segundos y compruebe que la llama se mantiene.
• La nevera eléctrica está alimentada por una batería doméstica. Para no estropear la batería, la nevera se apaga automáticamente en cuanto la potencia baja a menos de 11 V. Se debe entonces recargar arrancando el  motor o conectándose en el muelle.
Unos cuantos consejos útiles:
– en cuanto estén la nevera y su contenido a la temperatura idónea, baje
el termostato a 2;
– evite abrir la puerta inútilmente.

- Calefacción.
La mayoría de nuestros barcos poseen calefacción de aire caliente. Estos aparatos usan el mismo carburante que el motor del barco, pero el calor se distribuye mediante unos ventiladores eléctricos. Así pues, es mejor no dejarlos funcionar por la noche.
Su puesta en marcha se realiza así:
– ponga el interruptor en posición “Heat” o “Start”;
– espere entre cinco y diez minutos, tiempo de la puesta en marcha;
– en caso de mal funcionamiento, arranque el motor para cargar las baterías y vuelva a encender la calefacción.
Los gases quemados de la calefacción son evacuados por un escape situado en el costado del barco. Al salir, esos gases están todavía muy calientes, de modo que si está Ud. atracado en paralelo, ponga cuidado en no quemar el casco o las defensas del barco contiguo.
Si deja el barco, apague la calefacción. Algunas embarcaciones poseen estufas de gas. Se encienden así:
– abra la espita del gas;
– pulse el botón de seguridad y aplique una cerilla mientras mantiene apretado el botón durante unas decenas de segundos.
Cuidado: las estufas de gas funcionando en un lugar cerrado consumen oxígeno.
Si está encendida la estufa, no se olvide de entreabrir una ventana para ventilar el cuarto. No se duerma nunca en un cuarto donde esté funcionando una de esas estufas.

Carburante
El llenado de gasóleo, hecho antes de su partida, le permitirá navegar toda la semana sin problemas. Para los cruceros más largos, su instructor le indicará dónde podrá rellenar el depósito.
Gas
El barco está provisto con una o dos bombonas de trece kilos situadas en un cajón exterior.
Cuídese de que no se produzca nunca un escape de gas dentro del barco. Al ser más pesado que el aire, el gas se acumularía en la bodega, volviéndose entonces muy peligroso. Si sospecha que hay un escape, cierre las bombonas de gas y las baterías.Ventile al máximo el barco abriendo puertas, ventanas y paneles,
cierre la espita de gas y abandone el barco.

Equipo de seguridad
El barco posee, como mínimo, un extintor. Para evitar tener que usarlo, respete las consignas siguientes:
– no deje nunca una llama encendida sin vigilancia;
– asegúrese de que no hay cortinas ni otras materias inflamables demasiado cerca de la cocina.
En caso de brote de incendio:
– Diga a los tripulantes que abandonen el barco;
– apague el gas;
– descuelgue el extintor;
– saque la clavija de seguridad;
– apunte el extintor contra la parte baja de las llamas;
– apriete la palanca y controle la presión con el pulgar;
– si no controla el fuego rápidamente, no haga nada que le ponga a Ud.en peligro, abandone el barco y pida auxilio.
Manta antifuego
La manta antifuego puede usarse para apagar ropa ardiendo o en caso de que arda una freidora. Para cualquier otro siniestro lo más eficaz es el extintor.
Tómese el tiempo necesario para leer las consignas de seguridad que van con esos aparatos.
Chalecos salvavidas
 Cada barco está equipado de chalecos, y además disponemos en cada base de chalecos adaptados a la edad de cada niño. No se olvide de venir a probarlos con ellos y pedirles que se lo pongan al menos durante las maniobras y el paso de las esclusas.
En algunas regiones es obligatorio llevar puesto el chaleco para todas las personas. Consulte su guía de navegación.

Ir a: Siguiente Capítulo
Ir a: Capítulo Anterior
Volver a: El turismo Fluvial Desde Dentro
Ver videos de: Navegación Fluvial

19/6/12

El Turismo Fluvial por Dentro: Atracar, Cuerdas y Nudo (2.3)


Atraque
Escoge su lugar de atraque evitando la proximidad de esclusas, puentes, curvas o cualquier otro lugar incómodo.
Al acercarse a la orilla, comprueba que el lugar escogido no oculta algún tronco, piedra gruesa sumergida a ras del agua o cualquier otra cosa que pudiera dañar el casco.
En un río, atraca siempre contra la corriente, incluso si tienes que dar media vuelta. Asegúrate que la profundidad es suficiente alrededor del barco en caso de que baje el nivel durante la noche.
Asegúrete de que las amarras no están demasiado tensas. En caso de duda, lo más acertado es amarrar únicamente la proa, manteniendo la popa en agua profunda mediante una cuerda tirada desde la popa del barco hacia el muelle, por el lado exterior.

Atraque paralelo al muelle
Para atracar en paralelo al muelle, pon a un tripulante en cada amarra, delantera y trasera. Aproxímete lentamente, cara al viento o a la corriente, formando así el barco un ángulo de 45º con la orilla. A unos dos
o tres metros de la orilla, frena el barco de un golpe de marcha atrás. Encuanto el barco roza el muelle, el tripulante desembarca y amarra el barco. Después, la popa puede ser acercada a mano.





















¡No te estropees las vacaciones con un accidente estúpido!
Los accidentes más frecuentes ocurren durante el atraque del barco.
– Vigila que los niños no dejen nunca las manos o los pies fuera del barco cuando éste se acerca al muelle o a una esclusa.
– En caso de maniobra errónea, no intentes limitar los desperfectos empujando el barco con el pie o las manos.
– Verifica las características del suelo antes de saltar a tierra.
– Pon cuidado en que las cuerdas no atraviesen un camino de sirga. Un pescador o un viandante podrían hacerse daño si tropiezan en ellas.

Atraque de popa contra el muelle
En muchos puertos estarás obligado a amarrar el barco con la popa contra el muelle. La maniobra podría resultar delicada sobre todo con viento o corriente fuertes. Es importante llegar en marcha adelante lo más cerca posible de la plaza escogida. Gira teniendo en cuenta el viento o la corriente y termina en marcha atrás. Si es necesario, un tripulante puede desembarcar para facilitar la maniobra.





























Amarras (cuerdas de amarre)
El barco está equipado con tres sogas de amarre de unos quince metros. Cuídalas. Te son imprescindibles y pueden ser peligrosas si se usan mal.
– Una vez utilizadas, cada cuerda debe colocarse en cubierta cuidadosamente enroscada, lista para servir si es necesario (ver ilustración). Esto es importantísimo. Las cuerdas mal colocadas pueden causar accidentes.
– Evita a toda costa que durante la navegación, las cuerdas se arrastren por el agua. Aunque floten podrían ser aspiradas por la hélice.
– Deshaga los nudos a medida que se van formando y eso antes de que estén demasiado apretados, pues pueden impedir el deslizamiento de la cuerda en el momento más inoportuno.








Usa las cuerdas para las maniobras
En caso de fuerte viento o corriente, no dudes en mandar a un tripulante a tierra para utilizar una cuerda de amarre en las maniobras delicadas.























El ancla
El barco está equipado de un ancla unida al barco por una soga y diez metros de cadena. Está prohibido usarla en un canal, pero en un río, en caso de avería del motor, puede ser vital. Deja un buen trozo de cadena en el fondo de las aguas, pues es el peso de la cadena lo que parará el movimiento del barco.
Para recoger fácilmente el ancla, basta con avanzar lentamente hacia ella mientras un tripulante situado en la proa sube la cadena.

Unos cuantos nudos útiles
Todos los nudos marinos sirven, pero hay al menos cuatro imprescindibles para un crucero fluvial.

Amarre en una cornamusa: basta con hacer un ocho con la cuerda en torno a la cornamusa. Para bloquear la cuerda puede invertirse el último lazo.





Vuelta redonda y dos medios cotes: el mejor nudo para amarrar un barco y el más fácil de deshacer





Nudo ballestrinque: otro nudo que es también muy útil para amarrar en toda clase de estacas. Se trata de dos medios cotes invertidos. Su resistencia es a toda prueba





As de guía: este nudo se usa para hacer un lazo en un cabo de cuerda sin ayuste. Es un nudo útil que exige algo de entrenamiento para dominarlo.








Ir a: Siguiente capítulo
Ir a: Anterior capítulo
Volver a: El Turismo Fluvial por Dentro
Ver videos de: Navegación Fluvial

13/6/12

El Turismo Fluvial por Dentro: En Marcha Navegamos (2.2)


Al dejar el muelle
Verifica, primero, de dónde vienen el viento y la corriente y cuál de los dos viene de proa o de popa.

Si el barco está amarrado frente al viento o a la corriente, suelta las amarras empezando por las de popa. Empuja la proa del barco hacia la mitad del río. Mete la marcha adelante

Si el barco presenta su popa hacia el viento o la corriente, la maniobra puede resultar más delicada: suelta las amarras empezando por las de proa. Empuja la popa separándola del muelle antes de meter la marcha atrás.


Si el barco se queda arrimado al muelle a causa de un viento muy fuerte, separa la popa y embraga en marcha adelante. Durante esa maniobra, la proa sigue amarrada, pero lista para soltarse. El piloto vira hacia el muelle acelerando con suavidad. Cuando la popa está lo suficientemente separada, un tripulante suelta la amarra delantera, mientras que el piloto se separa del muelle en marcha atrás.



Vía navegable en río o canal
En un río y a veces en un canal, la vía navegable está delimitada con balizas o boyas de colores diferentes. La regla es sencilla: el barco que sube contracorriente debe dejar las balizas rojas a su izquierda y las verdes (o negras) a su derecha. El barco que desciende (hacia el mar o en esclusas) debe dejar las balizas verdes (o negras) a su izquierda y las rojas a su derecha.










Reglas de circulación
Los cruces se hacen de babor a babor, pero un barco descendente tiene siempre la prioridad sobre otro ascendente. Cuando la vía es lo bastante ancha, los barcos descendentes navegan en medio y los ascendentes por la derecha o por la izquierda. En el continente, un barco mercante ascendente, que circula junto a la orilla derecha y que quiere, excepcionalmente, cruzar estribor a estribor, deberá mostrar en estribor:
– de día, un pabellón azul;
– de noche, una luz blanca intermitente.







Adelantamiento
Sólo podrás adelantar un barco, a babor o a estribor, si la maniobra no presenta peligro alguno. En una vía estrecha, se suele adelantar a babor.
El barco adelantado debe aminorar la marcha y, si es necesario, apartarse para facilitar el paso del barco que adelanta. Si la vía es ancha y el adelantamiento no plantea problemas, puedes hacer la maniobra sin señalar sus intenciones.
Si la vía es estrecha y deseas que el barco adelantado se aparte, debes emplear las señales sonoras previstas por el reglamento:
== == -Deseo adelantar por su estribor.
== == - - Deseo adelantar por su babor.
Si el adelantamiento no es posible por el lado pedido, pero puede hacerse por el otro, el barco adelantado debe señalarlo de la manera siguiente:
- Adelantamiento posible a babor.
- - Adelantamiento posible a estribor.
Si el adelantamiento no es posible, el barco adelantado debe emitir cinco sonidos breves:
- - - - - Adelantamiento imposible



Curvas ciegas
En algunas curvas ciegas deberás anunciar tu presencia mediante un sonido largo. Si llega un barco de frente, contestarás con la misma señal.







Luces de navegación
Las luces de navegación deben estar encendidas si circulas después de la puesta de sol o con niebla.

¿Cómo dar media vuelta?
Escoge un espacio lo bastante amplio y despejado. Ponte al ralentí aún manteniendo el embrague en marcha adelante. Gira el timón y acelera con bastante intensidad pero brevemente para que la popa derrape. Antes de alcanzar la orilla opuesta, para el barco dando un golpe de marcha atrás. Fíjate bien, tu propio impulso te va a hacer seguir girando. En cuanto cese ese impulso, vuelve a dar un golpe de marcha adelante y así hasta completar la media vuelta.

















En una vía muy estrecha, hay otro método, sencillo y rápido: acércate lentamente a una orilla despejada y no demasiado dura y dile a un tripulante que desembarque con la amarra de proa en las manos. Con la parte
delantera amarrada, embraga suavemente en marcha adelante virando hacia la orilla. La popa va a separase de la orilla, y luego girar lo suficiente para que puedas marchar en sentido contrario.


Ir a: Siguiente capítulo de la serie
Ir a : Anterior capítulo de la serie
Volver a : El turismo Fluvial por Dentro
Ver videos de : Navegación Fluvial
.